gastos-de-constitucion-de-una-empresa

Qué son los gastos de constitución de una empresa y cómo se contabilizan

Los gastos de constitución de una empresa son los desembolsos necesarios para crear una sociedad mercantil o ampliar su capital. Estos no se consideran gastos del ejercicio, sino que se contabilizan como menores reservas en el patrimonio neto. Según el Plan General de Contabilidad en España, los gastos de primer establecimiento se registran en la cuenta de Pérdidas y Ganancias. También son deducibles en el Impuesto de Sociedades si se registran contablemente.  

 

Contabilización de los gastos de constitución de una empresa 

Importe y registro contable de los gastos de constitución 

Dentro de cómo constituir una empresa, los gastos de constitución son aquellos desembolsos necesarios para su creación o ampliación. A la hora de contabilizar estos gastos, es importante determinar su importe y registrarlos correctamente. En primer lugar, es necesario identificar los gastos de constitución y cuantificarlos adecuadamente. Los principales conceptos que se incluyen en estos gastos son el asesoramiento jurídico, notarial, el registro mercantil, impuestos y publicidad, entre otros. Una vez determinado el importe de los gastos, es necesario registrarlos contablemente. Estos gastos no se registran como cuentas de gastos del ejercicio, sino que se contabilizan minorando una cuenta de reservas. En concreto, se registran en la cuenta 113 Reservas Voluntarias. De esta manera, los gastos de constitución se reflejan en el patrimonio neto de la empresa sin afectar a la cuenta de Pérdidas y Ganancias. Es recomendable contratar los servicios de una asesoría mercantil en Madrid que garantice el correcto registro de estos gastos en la contabilidad de la empresa.  

Tratamiento contable y fiscal de los gastos de constitución 

Según el Plan General de Contabilidad en España, los gastos de constitución se incluyen en el Patrimonio Neto sin afectar a la cuenta de Pérdidas y Ganancias. Esto significa que forman parte de las variaciones del patrimonio neto del ejercicio, pero no afectan directamente al resultado económico de la empresa. Desde un punto de vista fiscal, a pesar de que los gastos de constitución no se registren contablemente como gastos, son gastos deducibles en el Impuesto sobre Sociedades. Para poder deducir estos gastos, es necesario que estén imputados contablemente en la cuenta de Pérdidas y Ganancias o en una cuenta de reservas, de acuerdo con la normativa fiscal vigente. 

Deducibilidad de los gastos de constitución en el Impuesto de Sociedades 

Los gastos de constitución de una empresa son deducibles en el Impuesto de Sociedades, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos. Para que estos gastos sean considerados deducibles, es necesario que estén correctamente imputados contablemente en la cuenta de Pérdidas y Ganancias o en una cuenta de reservas. Además, es importante tener en cuenta que la normativa fiscal establece ciertos límites y condiciones para la deducibilidad de los gastos de constitución. Por lo tanto, es recomendable consultar con una asesoría para la constitución de empresas y asegurarse de cumplir con los requisitos legales y maximizar las deducciones fiscales correspondientes. 

Gastos de primer establecimiento 

Los gastos de primer establecimiento comprenden las inversiones y otros desembolsos necesarios para iniciar la actividad productiva de una empresa. Estos gastos están relacionados con la puesta en marcha de la sociedad y no suelen repetirse en ejercicios posteriores. 

Definición y características de los gastos de primer establecimiento 

Los gastos de primer establecimiento engloban todos los gastos necesarios para comenzar la actividad de la empresa. Esto incluye, por ejemplo, los gastos de adquisición de bienes de equipo, la habilitación de locales, el registro de marcas y patentes, los gastos de publicidad y promoción iniciales, entre otros. 

Registro contable de los gastos de primer establecimiento 

Los gastos de primer establecimiento se registran en la cuenta de Pérdidas y Ganancias de acuerdo a su naturaleza. Por ejemplo, los gastos de adquisición de bienes de equipo se registran como un gasto amortizable a lo largo del tiempo, siguiendo las normas contables vigentes. 

Tratamiento fiscal de los gastos de primer establecimiento 

A nivel fiscal, los gastos de primer establecimiento son considerados gastos deducibles en el Impuesto sobre Sociedades. Estos gastos pueden ser amortizados a lo largo del tiempo de acuerdo a la legislación fiscal y contable aplicable. Es importante contar con el asesoramiento de una gestoría en Móstoles que pueda ayudarte con el tratamiento fiscal de estos gastos.  

Consideraciones adicionales sobre los gastos de constitución de una empresa 

En esta sección, se abordarán dos aspectos relevantes relacionados con los gastos de constitución de una empresa: las diferencias entre los gastos de constitución y los gastos de primer establecimiento, y la importancia de realizar un adecuado registro y contabilización de dichos gastos. 

Diferencias entre gastos de constitución y gastos de primer establecimiento 

Es importante distinguir entre los gastos de constitución y los gastos de primer establecimiento de una empresa. Los gastos de constitución están asociados específicamente a los desembolsos necesarios para crear una sociedad mercantil, como los gastos legales, notariales y de registro. Por otro lado, los gastos de primer establecimiento engloban las inversiones y otros gastos necesarios para iniciar la actividad productiva de la empresa, como la adquisición de activos fijos y la contratación de personal. 

Estas diferencias son relevantes porque los gastos de constitución se registran como menores reservas, mientras que los gastos de primer establecimiento se contabilizan de acuerdo a su naturaleza en la cuenta de pérdidas y ganancias. Asimismo, los gastos de primer establecimiento pueden tener un impacto directo en el resultado del primer año de actividad de la empresa. 

Importancia del adecuado registro y contabilización de los gastos de constitución 

Realizar un adecuado registro y contabilización de los gastos de constitución resulta fundamental para una correcta gestión financiera de la empresa. Al contabilizar estos gastos como menores reservas, se refleja correctamente la inversión realizada en la constitución de la compañía y se evita distorsionar la cuenta de pérdidas y ganancias. 

Además, una correcta contabilización de los gastos de constitución permite tener una visión clara de los recursos utilizados en la creación de la empresa, lo cual puede ser útil en la toma de decisiones estratégicas y en la evaluación de la rentabilidad de la inversión. 

Asimismo, es importante cumplir con los requisitos de registro y documentación establecidos por el Registro Mercantil y otras entidades regulatorias, para garantizar la legalidad y transparencia en la constitución de la sociedad. 

5/5 - (2 votos)
Abrir chat
¡Hola! Puedes escribirnos si necesitas recibir más información sobre nuestros servicios.
Call Now Button