Diferencias entre sociedades civiles y mercantiles y cómo elegir

Las organizaciones que forman la base de la actividad empresarial en España son las sociedades civiles y mercantiles. Por eso, es normal que en el momento de crear tu empresa te preguntes qué tipo de sociedad es la que mejor se adapta a tu caso o la que más te conviene.

Aunque ambos tipos de organización tienen el objetivo de desarrollar actividades comerciales, existen diferencias significativas entre ellas. Por eso, es necesario conocer en qué consisten dichas diferencias antes de decidir qué tipo de organización es más adecuada para tu negocio.

La determinación del carácter mercantil o civil de una sociedad puede ser un asunto complejo, por lo que siempre es recomendable buscar asesoría mercantil en Madrid.

¿Qué son las sociedades civiles?

Una sociedad civil se caracteriza por ser una entidad jurídica compuesta por ciudadanos que se unen con un objetivo común. Estas organizaciones están reguladas por la Ley de Sociedades Civiles y son muy comunes en el ámbito empresarial español.

El objetivo en una sociedad civil puede ser obtener beneficios económicos a través de sus actividades comerciales o, incluso desarrollar actividades sin fines de lucro. Por ejemplo, la promoción cultural, el ejercicio de profesiones liberales o la defensa de derechos e intereses de sus miembros.

Las sociedades civiles tienen personalidad jurídica propia y se constituyen mediante un contrato privado entre las personas que las conforman. En el contrato de constitución se establecen las condiciones de la sociedad de acuerdo a las necesidades y expectativas de los socios. Este contrato debe ser redactado por un notario y registrado para tener carácter legal.

Además, es necesario que la sociedad cuente con un mínimo de dos socios. No existe un límite máximo de socios.

La principal desventaja de las sociedades civiles reside en que los socios tienen responsabilidad ilimitada. Esto quiere decir que los bienes personales de los socios pueden ser usados para saldar las obligaciones y deudas de la sociedad.

Si deseas establecer una sociedad civil, te recomendamos contactar con nuestra gestoría en Móstoles para obtener la asesoría y ayuda necesaria.

¿Qué son las sociedades mercantiles?

Las sociedades mercantiles son estructuras legales que permiten a los individuos unirse mediante un contrato para crear y administrar un negocio con fines lucrativos. Una sociedad mercantil se rige por leyes y regulaciones específicas que definen su funcionamiento, responsabilidades y derechos de los socios, así como los requisitos para su constitución y disolución.

Una de las características sobresalientes de las sociedades mercantiles es la limitación de responsabilidad de los socios. 

En una sociedad mercantil, los socios solo son responsables de las deudas y obligaciones de la sociedad hasta el límite de su aporte de capital. Esto quiere decir que los activos personales de los socios no pueden ser utilizados para cubrir las deudas de la sociedad. Esto se traduce en una mayor protección financiera para las personas que participan en la sociedad.

Otra característica relevante de las sociedades mercantiles es la división del capital social en acciones. Dicha división se efectúa de acuerdo a la participación de cada socio en el capital de la empresa. Las acciones de una sociedad mercantil pueden ser transferidas libremente entre los socios o incluso ser vendidas a terceros, lo que facilita la entrada de nuevos inversores.

Si necesitas ayuda para iniciar tu negocio con buen pie, no dudes en preguntar por nuestra asesoría para la constitución de empresas.

Diferencias entre sociedades civiles y mercantiles

Las dudas no terminan entre ser autónomo o constituir una sociedad. Las diferencias entre sociedades civiles y mercantiles radican en su forma de constitución y en su régimen jurídico

Mientras que las sociedades mercantiles están reguladas por la Ley de Sociedades de Capital, las sociedades civiles se rigen por el Código Civil. Esta divergencia legal genera consecuencias importantes en aspectos como la responsabilidad de los socios, la forma de gestionar la organización y su régimen fiscal.

Una de las principales diferencias entre ambos tipos de organizaciones es la responsabilidad de los socios. En una sociedad civil, la responsabilidad de los socios es ilimitada, lo que significa que responden con todo su patrimonio personal en caso de deudas o reclamaciones legales. Por su parte, la responsabilidad de los socios en las sociedades mercantiles se encuentra limitada al capital aportado.

En lo concerniente al aspecto fiscal, las sociedades civiles tributan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)- Por su parte, las sociedades mercantiles lo hacen en el Impuesto de Sociedades

Las sociedades civiles no están obligadas a presentar una contabilidad formal ni realizar el pago de ningún impuesto especial. Los beneficios obtenidos se atribuyen directamente a los socios y se incluyen como parte de su declaración de IRPF.

Como puedes ver, las sociedades civiles y las sociedades mercantiles tienen diferencias importantes que inciden directamente en la gestión de la organización. Por eso, es necesario evaluar detalladamente las características y el objetivo de tu organización antes de seleccionar el tipo de sociedad que mejor se adapta a tu caso.

Rate this post
Abrir chat
¡Hola! Puedes escribirnos si necesitas recibir más información sobre nuestros servicios.
Call Now Button