guia-tramites-de-constitucion-de-una-empresa

Guía para constituir una empresa en España: paso a paso

Los trámites de constitución de una empresa en España requieren de varios pasos. Primero, se debe elegir la forma jurídica adecuada considerando responsabilidad, socios y capital. Luego, se obtiene la certificación negativa del nombre en el Registro Mercantil. Posteriormente, se realiza el depósito del capital social en un banco y se redacta una escritura pública de constitución. 

Asimismo, se solicita el Número de Identificación Fiscal (NIF) provisional y se inscribe la empresa en el Registro Mercantil. Además, se debe dar de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), legalizar los libros de sociedades y registrar marcas y patentes. Por último, se comunica la apertura del centro de trabajo a las autoridades correspondientes. Los trámites requieren de un proceso con varios pasos, por eso contar con los servicios de una asesoría mercantil en Madrid puede facilitar estas gestiones. 

Elección de la forma jurídica

La elección de la forma jurídica es uno de los primeros pasos importantes en el proceso de constituir una empresa. Una asesoría para constitución de empresas necesitará analizar y evaluar las diferentes opciones disponibles para determinar cuál se adapta mejor a las necesidades y características de la empresa que se desea constituir.

Características a considerar en la elección de la forma jurídica

  • Tamaño y estructura de la empresa: Es fundamental considerar si se desea constituir una empresa unipersonal o con varios socios. Además, es necesario evaluar la estructura interna de la empresa.
  • Responsabilidad: La elección de la forma jurídica determinará el grado de responsabilidad de los socios o accionistas ante las deudas y obligaciones de la empresa. Es necesario evaluar si se desea asumir una responsabilidad ilimitada o limitada.
  • Capital social: La forma jurídica también determinará la cantidad de capital social necesario para constituir la empresa. Es importante evaluar si se cuenta con los recursos financieros requeridos.
  • Régimen fiscal y tributario: Cada forma jurídica tiene diferentes implicaciones fiscales y tributarias. Es necesario evaluar cuál forma jurídica ofrece los beneficios fiscales más favorables para la empresa.

Responsabilidad, número de socios y capital social

La elección de la forma jurídica también determinará la responsabilidad de los socios o accionistas, el número de socios que puede tener la empresa y el capital social necesario para su constitución. En nuestra gestoría en Móstoles podemos brindarte el asesoramiento que necesites.

En el caso de sociedades limitadas, los socios tienen una responsabilidad limitada al capital aportado. Por otro lado, al crear una sociedad anónima, la responsabilidad de los accionistas está limitada al capital suscrito.

En cuanto al número de socios, las sociedades limitadas pueden ser constituidas por uno o varios socios, mientras que las sociedades anónimas deben tener al menos tres socios.

El capital social requerido para constituir una empresa varía según la forma jurídica elegida. En sociedades limitadas, se exige un capital social mínimo de 3.000 euros, mientras que en sociedades anónimas el capital social mínimo es de 60.000 euros.

Es importante conocer los límites de la libertad de empresa en la constitución.

Obtención de la certificación negativa

Para constituir una empresa en España, es fundamental obtener la certificación negativa en el Registro Mercantil, la cual confirma que el nombre escogido para la empresa no está ya registrado por otra entidad. Esta certificación es de vital importancia, ya que garantiza la exclusividad del nombre seleccionado y evita futuros problemas legales o confusiones con otras empresas.

Depósito del capital social

El depósito del capital social es un requisito fundamental para constituir una empresa en España. A continuación, se detallan los requisitos y el procedimiento que se deben seguir para llevar a cabo este trámite.

Requisitos y procedimiento para el depósito del capital social

  • Definición del capital social: Es imprescindible determinar la cantidad de capital social requerida para constituir la empresa, ya que esto influirá en el proceso de depósito.
  • Apertura de una cuenta bancaria: Para depositar el capital social, es necesario abrir una cuenta bancaria a nombre de la sociedad. Esta cuenta debe estar completamente desligada de las cuentas personales de los socios.
  • Transferencia del capital social: Una vez abierta la cuenta bancaria, los socios deben realizar una transferencia de los fondos correspondientes al capital social estipulado. Esta transferencia deberá ser documentada y conservada como prueba de la inversión.
  • Certificado bancario: El banco emite un certificado que acredita el depósito del capital social. Este certificado debe ser presentado en los trámites posteriores de constitución de la empresa.

Obligaciones financieras antes de constituir la empresa

Antes de proceder con la constitución de la empresa, es importante tener en cuenta las obligaciones financieras que deben ser cumplidas:

  • Evaluación de viabilidad económica: Es recomendable realizar un análisis detallado de la viabilidad económica del proyecto. Esto implica evaluar la capacidad de generar ingresos y cubrir costos y gastos, así como la rentabilidad esperada.
  • Presupuesto inicial: Elaborar un presupuesto detallado que incluya todos los gastos relacionados con la constitución de la empresa y los primeros meses de actividad. Esto permitirá tener un control financiero adecuado desde el inicio.
  • Previsiones de financiación: Identificar las fuentes de financiación disponibles y establecer un plan para cubrir las necesidades de capital a corto y medio plazo.
  • Seguro de responsabilidad civil: Es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil que proteja a la empresa de posibles reclamaciones legales que puedan surgir en el desarrollo de su actividad.

El cumplimiento de estas obligaciones financieras contribuirá a mantener una base sólida para el inicio de la actividad empresarial.

Escritura pública de constitución

La escritura pública de constitución es un paso fundamental en el proceso de establecer legalmente una empresa. En esta etapa, se redacta y firma un documento oficial ante un notario que certifica la constitución de la sociedad. A continuación, se detallan los principales aspectos a tener en cuenta en este proceso:

Proceso de redacción y firma de la escritura pública

En primer lugar, es necesario contar con un borrador de la escritura que recoja todos los aspectos legales y estatutarios de la empresa. Este borrador será revisado y aprobado por los socios fundadores antes de proceder a la firma.

Una vez elaborada la escritura definitiva, se procede a su firma ante el notario. Es importante que todos los socios estén presentes en este acto y que firmen el documento de manera voluntaria y consciente de sus implicaciones legales.

Documentación requerida

Para llevar a cabo la escritura pública, es necesario presentar la siguiente documentación:

  • Documentos de identificación de los socios fundadores.
  • Certificados bancarios que acrediten el depósito del capital social requerido.
  • Proyecto de estatutos sociales de la empresa.
  • Certificación negativa del nombre de la empresa.

Participación de los socios en la constitución de la sociedad

Los socios fundadores desempeñan un papel esencial en la constitución de la sociedad. En este sentido, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

Responsabilidad de los socios

Dependiendo de la forma jurídica elegida y establecida en los estatutos sociales, los socios pueden tener diferentes niveles de responsabilidad frente a las deudas y obligaciones de la empresa. Es fundamental conocer y comprender estas implicaciones antes de constituir la sociedad.

Participación en el capital social

Los socios deben acordar la participación de cada uno en el capital social de la empresa. Esta participación puede ser equitativa o proporcional a las aportaciones realizadas por cada socio. Es necesario establecer este acuerdo en los estatutos sociales y reflejarlo en la escritura pública.

Solicitud del NIF

La solicitud del Número de Identificación Fiscal (NIF) provisional es un trámite necesario para dar inicio al proceso de constitución de una empresa en España. Esta solicitud se realiza ante la Agencia Tributaria, presentando la escritura de constitución y los estatutos de la sociedad.

Presentación de escritura de constitución y estatutos ante la Agencia Tributaria

La presentación de la escritura de constitución y los estatutos ante la Agencia Tributaria es un requisito indispensable para solicitar el NIF provisional. Estos documentos deben ser redactados adecuadamente y cumplir con las normativas legales vigentes.

Además, la Agencia Tributaria verifica que los estatutos sociales de la empresa contengan la información necesaria, como el objeto social, la denominación y domicilio, el capital social, la distribución de las participaciones o acciones, entre otros aspectos relevantes.

Es esencial que la escritura de constitución y los estatutos sean redactados con precisión y claridad, ya que su presentación adecuada ante la Agencia Tributaria garantiza una correcta tramitación del NIF provisional.

Inscripción en el Registro Mercantil

La inscripción en el Registro Mercantil es un trámite esencial en el proceso de constitución de una empresa en España. Este registro oficial tiene como objetivo principal la publicidad de la información mercantil de las empresas, garantizando la seguridad jurídica en las relaciones comerciales.

Oficinas del Registro Mercantil y documentación necesaria

En España, existen diferentes oficinas del Registro Mercantil distribuidas por las distintas provincias. Es necesario acudir a la oficina correspondiente al lugar donde está domiciliada la empresa. En general, se requiere la siguiente documentación para la inscripción:

  • Escritura de constitución de la empresa: Este es el documento principal que recoge la voluntad de los socios de constituir la empresa, incluyendo los estatutos sociales.
  • Certificación negativa del nombre: Es necesario presentar la certificación negativa del Registro Mercantil que confirma que el nombre de la empresa no está siendo utilizado por otra empresa.
  • Documentos de identidad de los socios: Se deben proporcionar los documentos de identidad de todos los socios que participan en la constitución de la empresa.
  • Otros documentos específicos: Dependiendo de la forma jurídica elegida y las características de la empresa, pueden ser requeridos otros documentos específicos, como por ejemplo, poderes notariales, certificados de representación, entre otros.

Alta en el IAE

El proceso de constitución de una empresa en España incluye el alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Este trámite es fundamental para cumplir con las obligaciones legales y fiscales relacionadas con la actividad empresarial.

Al darse de alta en el IAE, la empresa adquiere la condición de sujeto pasivo de este impuesto y se le asigna un código de actividad económica.

5/5 - (2 votos)
Abrir chat
¡Hola! Puedes escribirnos si necesitas recibir más información sobre nuestros servicios.
Call Now Button